La silla en el pasillo


Hacen varios años atrás ocurrió una de las experiencias más aterradoras de mi vida, en aquel entonces me consideraba una persona escéptica, idea que cambio repentinamente después de la vivencia que a continuación les contare.

Cierto día recibí una llamada de mi tía, iba a salir de viaje y necesitaba a alguien para cuidar su casa pues ya la habían robado en varias ocasiones.

Rápidamente cayó la noche, todos se habían marchado y me encontraba solo en casa de mi tía, aprovechando la soledad pensé que sería buena idea aprender un nuevo lenguaje de programación ya que quería programar mi propia página web, estaba tan sumergido en lo que estaba haciendo que no daba importancia a pequeñas cosas que sucedían a mi alrededor, me refiero a pequeños ruidos de cosas que caían y los ladridos del perro de la casa, pensé me estaba sugestionando y que los más probable es que sean roedores rondando la casa ya que en la zona eran muy comunes y los perros ladraban cuando los veían.

Fue hasta ciertas horas de la noche aproximadamente 10:00 pm, tuve mucha sed y justo cuando iba al refrigerador por un poco de agua, me encuentro con una silla en medio del pasillo estrecho y oscuro que conduce al refrigerador, como el pasillo era muy estrecho esta silla obstruía completamente el paso así que la tome y la deje en su lugar junto a las demás sillas del comedor, tome un vaso de agua y continúe sumergido en lo que estaba haciendo, los ruidos se hicieron cada vez más frecuentes, pero aun así no les prestaba mucha intención.

Pasadas dos horas aproximadamente me dieron muchas ganas de orinar y pasa que el baño se encuentra justo en ese pasillo estrecho y oscuro que conducía al refrigerador, para mi sorpresa la silla estaba allí en medio del pasillo, los pelos se me pusieron de punta entre al baño rápidamente y luego me encerré en la habitación, los ruidos continuaron y solo pude dormir con la tv y las luces encendías.

Al levantarme por la mañana una sorpresa más, la silla ahora estaba frente a la puerta de la habitación, como si algo o alguien estuviese sentado toda la noche observándome a través de la puerta mientras dormía, salí rápidamente de esa casa, desde aquel entonces no he vuelto a quedarme en allí solo.

Ahora entiendo cada vez que mi novia dice:
"No dejes las sillas o la cama fuera de lugar ya que las entidades tienden a ocupar estos objetos cuando no hay algo que los ocupe". 
Enviado por: Suscriptor Anónimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario