La casa de la media noche


He tenido muchos acontecimientos a los cuales muchos llaman paranormales, en mi caso, al pasar el tiempo se volvieron normales durante el trayecto de mi vida. 

Uno de los más sobresalientes recuerdo que sucedió cuando tenía 13 años, era una noche donde había discutido con mama por cosas personales pero insignificantes, como dormíamos en la misma habitación decidí por medio de la rabia trasladarme al cuarto de chécheres donde solo se guardaban cosas y objetos de muy poco uso; ella al verme tomar esa decisión dijo la siguiente frase: 

"ojalá esta noche te jalen los pies para que aprendas a respetar",  

pues como no prestaba mucha atención a sus palabras por mi estado iracundo pedí a papa que me ayudara a llevar mis cosas a este nuevo espacio. Al finalizar me puse a ordenar cada objeto en su lugar, recuerdo claramente que en el momento que empecé a doblar mi ropa sobre el piso dije dentro de mi consiente:  

"Lo único que me falta es que me asusten y me corran de aquí también";  

aunque parezca increíble al pasar unos segundos empecé a escuchar un sonido muy extraño que se parecía a un goteo fuete sobre tuberías, para mi sorpresa al levantar mi cabeza tenía en frente a mi tres raquetas de tenis levitando y chocándose unas con otras de forma sutil pues en ese momento me considere plato de media noche. 

¡Con el último aliento que tenía sobre mi petrificación me levante y me dije a mi misma que si me quedaba allí podría ser mi fin pues no sabía que se encontraba allí frente a mí!, cuando salgo de este sitio grito por los pasillos de casa: 

"Papa, papa hay algo en el cuarto, no quiero volver a entrar",  

mama entre risas decía:  

"te lo dije, quien va a querer a una mocosa tan grosera".  

Mi papá al ver mi cara de pánico decidió acompañarme a esta habitación intrigante, pues como él no era creyente de estas cosas decía que era producto de mi imaginación y estado uso estas palabras: 

" Si hay algo aquí que se manifieste ahora mismo",  

como no obtuvo respuesta me abrazo a los minutos usando estas palabras:  

"Lo ves hija? No te sugestiones todo está en la mente",  

entre mi pánico y rabia le respondí: 

"cállate, has silencio al menos por 5 min, yo no estoy loca"  

el me volvió a abrazar y de allí el mismo ruido de un momento atrás. Mi padre alzó la cabeza, esta vez fue el testigo de lo que yo misma vi esa noche por segunda vez, pues nuevamente estas raquetas empezaron a levitar de la misma forma, con una expresión de asombro en el rostro él dijo:  

"Quién es? ¿Qué quieres?"  

inmediatamente al escucharse su voz estas cayeron al piso sin volver a repetirse el caso. Esa noche dormí con mi mama pues preferí dejar mi orgullo al ver otra vez una cosa como esa, al día siguiente terminé de organizar mis cosas, pero mi papa era quien dormía allí para asegurar de que no volviera a pasar algo como eso.  

Pasaron dos meses, tiempo suficiente para convencerme de ir nuevamente a dormir en ese sitio, sabiendo que mi padre llevaba ese tiempo pasando sus noches allí con más razón no tenía duda de volver a intentarlo omitiendo lo que había pasado y tomándolo como una casualidad que no se volvería a repetir.  

Ya pasada una semana de haber dormido allí se empezaron a presentar ciertas situaciones bastantes tensas y peculiares. Empecé a conocer un mundo que no cualquiera ve ni comprende a esa edad.  

Luego de haber dormido por 7 días en ese lugar empecé a notar que en una esquina de ese cuarto había una especie de portal que traía cosas a mi dimensión, esquina donde justamente se levitaron aquellas raquetas, lo digo porque después de eso se me presento una niña a las 11:00 am con una vestimenta muy característica de épocas pasadas pues llevaba zapatos tejidos de estambre con un vestido blanco de flequillos y un sombrero de paja cargando un muñeco diciéndome que era su ángel que no la abandonara, yo quede petrificada no podía hablar ni mucho menos gritar sentí que moria ese día, después que ella desapareció como si fuera cenizas en el viento empezó a cruzar por mi mente una serie de accidentes con columpios cosas que jamás pensé en mi vida y dentro de mí la única idea de eso fue que posiblemente esta pequeña me mostró con ideas por lo que había pasado.  

Después de pasar esa noche conté a papa lo sucedido pues era el único que podía creerme al ver lo que días atrás había pasado pero él no sabía que hacer ya con respecto a lo que salía de mi boca, poco a poco empecé a conocer cosas que para mí se hacían normales en mi vida y que mucha gente les parecía de locos o creaciones de la imaginación pero para mí eran más reales que mi existencia y si, me refiero a ese portal como yo lo llamo que no solo me conducía a seres de otras dimensiones a la mía sino también una vibra fuerte pero nada placentera. 

Otra de las muchas ocasiones que recuerdo era que andaba jugando a los escondidos con mi hermano menor a eso de las 10:00 pm y al finalizar le dije ya vamos a dormir es tarde y el me acompaño hasta la puerta de dicha habitación, cinco minutos después me toca la puerta una criatura pequeña ya que los golpes se escuchaban en la parte de abajo de la puerta y pensando que era mi hermano pequeño que quería seguir jugando le dije:  

"Ya vete a dormir que es tarde mañana seguimos",  

yo pensando que ya se había retirado a descansar a los cinco minutos tocan por segunda vez y en esta ocasión abrí la puerta inmediatamente molesta para regañarle pero para mi sorpresa no había nadie y lo más curioso era que todas las luces de la casa estaban apagadas y aquellos pasillos parecían envueltos en sombras pues al ver esto solo me toco hacer lo mismo que hacia la mayoría de las noches, ponerme a pensar en lo mismo que sucedía noche tras noche en ese cuarto acostumbrándome a la incertidumbre aquel pánico y terror fue aumentando con cada experiencia tanto así que llegue a llamar a mama todos los días a media noche por el teléfono celular que tenía en aquel entonces, solía tener la maña de cuando llegara las 12:00 am tener el número de mama marcado para llamar y que me viniera a buscar al cuarto y me calmara puesto a que si yo me atrevía a salir por mí misma y atravesar esos pasillos yo sola sentía que podía morir por algo o alguien y lo digo porque tanto afuera como adentro era un misterio pero con distinta perspectiva ya que adentro me rasguñaban el closet en el interior cuando intentaba dormir, sentía siempre a un ser parado en la esquina donde estaba el dichoso portal, se acostaban seres al lado de mi cama escuchándolos respirar como si durmieran conmigo y en veces me rosaban los tobillos y un sin fin de cosas más, por afuera solía escuchar pasos y pequeñas voces reírse en conjunto con grandes susurros pero lo más curioso es que en las otras habitaciones no sucedía absolutamente nada, bueno o al menos para aquellos que convivían conmigo. 

En una ocasión al irse la luz estando en presencia de mi familia quienes nos encontrábamos en el cuarto de mama pero con la puerta abierta mirando hacia el pasillo pude ver a un viejito salir del garaje donde papa solía guardar el auto, este ser estaba envuelto de una aura azul un poco oscura y al verlo dio tres pasos me miro me saludo y se desvaneció como el viento inmediatamente se me erizaron los pelos y salte sobre mama llorando de la impresión pues era en vano contarles lo que había visto en ese instante lo único que podía gritar era: 

 "el viejo, el viejo..."  infinidades de veces.  

Así fue mi adolescencia en esa casa y mis experiencias que hoy día las veo como un aprendizaje y una introducción a entender que en este mundo no solo existe lo que vemos ante nuestros ojos sino también aquello que muchos perciben, pero pocos tienen el desarrollo de enfocarlo.  

Para cerrar esta anécdota quiero acotar que mi abuela quien era la propietaria de esta casa solía decir que fue construida en sima de una laguna donde se ahogó mucha gente así que también  creo que eso puede tener gran relación con lo que me sucedió en ese entonces, hoy día no he vuelto a pasar una noche en ese cuarto puesto a que me mude de allí hace muchos años pero aún tengo la seguridad de que todavía aquellos seres esperan una compañía y aquel portal alguien que lo contemple durante la noche.

Enviado por: Suscriptor Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario